¿Sabías que tu cama está llena de ácaros y parásitos? mira como eliminarlos a todos!

Los ácaros son diminutos parásitos que se alimentan de la piel muerta que expulsamos al dormir, es por esto que el lugar ideal para la proliferación de los ácaros es el la cama en la que duermes.

En un colchón pueden haber alojados alrededor de 1.5 millones de estos pequeños parásitos, la imagen de estos parásitos parece como si fuera sacada de una película de terror, se estima que existen alrededor de 500 mil especies de ácaros.

Los ácaros afectan tu salud produciéndote problemas alérgicos, tanto en la piel como en las vías respiratorias.

Una efectiva solución es fabricar un insecticida casero para eliminar estos organismos de las telas y rincones del dormitorio. No obstante, también puedes adquirirlo en tiendas.

PARA SU ELABORACIÓN SE NECESITA:

Una botella de spray
Media taza de alcohol
Media taza de agua desmineralizada (destilada)
30 gotas de aceites esenciales (limón, eucalipto, lavanda, ciprés, canela, etc.)
Se mezclan todos los ingredientes en la botella y ya está listo el spray contra los ácaros. Luego, se rocía la mezcla en la cama, almohadas, sabanas, edredones, cortinas y en cualquier otro sitio en el que se acumule polvo. Es recomendable no aplicar el spray en presciencia de niño menores de tres años y mujeres embarazadas. Después, se necesita dejar evaporar el líquido antes de utilizar cualquiera de los objetos que entraron en contacto con la mezcla.

La primera vez que se aplique el spray anti-ácaros se reducirá significativamente la población de ácaros en la habitación por dos meses. Para mantener la zona libre de estos organismos se debe volver a aplicar periódicamente la mezcla cada dos o tres meses.

LOS ACEITES ESENCIALES

Otro remedio es difundir en el aire de la habitación diariamente aceites esenciales como eucalipto, lavanda, menta, pimienta o pino para asegurar que se respire un aire fresco y libre de partículas molestas. Además, el olor es muy agradable.

Una mezcla de anís, clavo, hinojo, tomillo, verneine y lavanda en spray, rociados en la ropa de cama y las alfombras, también ayuda a disminuir la población de ácaros en todo el dormitorio. Además, deja el cuarto con un excelente aroma y la atmósfera se percibe mucho más limpia y fresca.

Por otra parte, los aceites esenciales, debidos a que son sustancias muy concentradas, durante su aplicación pueden ser sustancias irritantes. De esta forma, es necesario aplicarlos con moderación y que lo realicen personas que no padezcan de ninguna alergia.

PREVENIR LA APARICIÓN DE ÁCAROS

Es indispensable limpiar y prevenir la aparición de nuevos ácaros. Por esta razón, se deben realizar algunos cambios en el hogar para generar condiciones que no faciliten la proliferación de ácaros. A continuación se encuentran algunos tips:

Mantener la humedad baja, específicamente por debajo del 50%. La utilización frecuente de un deshumidificador en los dormitorios recudirá las posibilidades de desarrollar alergia al polvo. Junto a esto, se puede adquirir un higrómetro para medir los niveles de humedad en la casa.

Es necesario ventilar la habitación. Abrir las ventanas y hacer correr el viento es una buena forma de impedir que se acumulen las partículas de polvo y los ácaros. Basta con airear la casa por unos 15 minutos al día.

Hay que procurar ingresar luz de sol a la habitación. Mantener el cuarto bien iluminado puede ayudar a que no se desarrollen ácaros.

Es necesario lavar las sabanas y cortinas a una temperatura mayor de 60 grados centígrados. De esta forma, se asegura de que todos los ácaros queden eliminados.

Limpiar el colchón es importante porque es donde más tiempo se pasa en contacto con los ácaros y, probablemente, donde hay más concentración. Asegúrate de pasar cada cierto tiempo la aspiradora sobre el colchón y entre las hendiduras de la tela para retirar todas las partículas y el polvo.

Hazlo periódicamente para impedir que los ácaros se acumulen sobre la superficie del mismo.

En verano, es recomendable sacar todo al sol, ya que los ácaros no pueden sobrevivir en temperaturas muy altas. De la misma forma, en invernolas bajas temperaturas matan estos organismos con mucha eficacia.

Se pueden eliminar las alfombras y otros refugios de los ácaros. El alfombrado es un hábitat confortable para los ácaros del polvo. Esto ocurre en especial si la alfombra está encima de cemento, ya que retiene la humedad con facilidad y proporciona un ambiente húmedo para los ácaros. De ser posible, se puede remplazar el alfombrado con azulejos, madera, etc. Junto a esto, cambiar lo muebles y otros artefactos que acumulen polvo en los dormitorios como cortinas no lavables y persianas es una excelente forma de prevenir su aparición.

Sacar los ácaros del hogar es una tarea sencilla pero, para hacerla efectiva, debe ser constante. Por esta razón, hay que procurar limpiar periódicamente los puntos más críticos de la casa que son: el colchón, las sábanas y las alfombras, ya que en estos lugares existe una mayor concentración de estos microorganismos. Sobre todo, se recomienda realizar la limpieza en primavera y otoño, debido a que son las temporadas en donde suelen aparecer los molestos ácaros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *